Hablar de un vino, de sus gentes y de su historia… ser sumiller. Cuando el vino es tuyo, lo mejor es escuchar… y que sea el vino el que hable.

Vi-Nomis o VINO-Mios porque es un trabajo en conjunto con el enólogo y propietario de la Bodega Cal Menescal, mi amigo Josep Bosch.

Una historia que empezó con una visita a su bodega en Bot. El amor a primera vista por el Dijous Sant (que aun no tenía nombre) y la ilusión de hacer un trabajo conjuntamente y que se ha reflejado en estos tres vinos blancos, elaborados con la reina de las variedades de Terra Alta: la garnacha blanca.

Lo Neo es un vino elaborado con garnacha blanca de cepas de más de 40 años y en una altitud media de 425 metros de altitud sobre el nivel del mar.

La uva de vendimia manual es transportada hasta la bodega en pequeñas cajas para proteger su integridad al máximo.

Cuando la uva aun está fresca, se prensa y se pasa a la fermentación a baja temperatura en acero inoxidable que dura quince días y tiene un trabajo posterior de tres meses en sus lías.

Cuando a alcanzado su punto justo de volumen, se clarifica y se filtra para su posterior embotellado.

Lo Neo es un vino joven y fresco. Es el más fácil de entender de los tres y estamos convencidos de que nos va a proporcionar muchas alegrias.

De Nit también se elabora con garnacha blanca. En este caso se selecciona la finca más alta, a 450 metros, donde encontramos cepas de más de 80 años sobre tierra de panal.

Recibe su nombre por la vendimia nocturna, ya que Josep, Yolanda y yo recolectamos apenas 1000 kilos a las 04:00 horas de la madrugada de manera totalmente manual y que transportamos en pequeñas cajas refrigeradas para que no subiese la temperatura y una vez llegados a la bodega, desgranamos uno a uno los granos a mano también para conseguir el resultado optimo en la selección.

Prensado directo, desfangado y fermentación integra durante un mes en barrica nueva de acacia de tostado medio. Cinco meses de envejecimiento en la propia barrica con batonage diario durante cuatro meses.

Clarificación y filtración muy suaves antes del embotellado en febrero.

L’ Ataronjat debe su nombre a su color natural a pesar de estar elaborado 100% con garnacha blanca.

Es una elaboración tradicional totalmente terraltina aunque el vino esté fuera del amparo de la D.O. Terra Alta.

Cepas viejas de 60 años para este orange wine o vino brisado que se elabora como si fuese un tinto dejando el mosto y las pieles en fermentación conjunta.

Tiene un alto trabajo técnico, por la cesión de taninos y de color por parte de las pieles de la uva lo que le confiere su característico color anaranjado, una complejidad abrumadora y un enorme abanico de sensaciones organolepticas.

Una vez acabada la fermentación, se mantiene la maceración durante tres meses, acabando con un prensado suave y una clarificación natural.

Por sus principios tradicionales, todos los procesos a los que se somete este vino, son naturales.

NOTA DE CATA: LO NEO

Visualmente tiene un color amarillo pálido limpio y brillante.

En nariz expresa frutas tropicales a copa parada que, en movimiento se transforma en una auténtica explosión de maracuyá, lichie y piña.

En boca, al festival tropical se unen frutas blancas en una equilibrada y deliciosa acidez que nos deja un largo postgusto con notas salinas y una agradable y sutil sensación amarga.

MARIDAJE

Puede acompañar perfectamente mariscos y crustáceos, así como carnes blancas y cocina asiática. Excelente como copa de aperitivo y de barra.

NOTA DE CATA: DE NIT

Visualmente podemos notas amarillas un tanto más doradas. limpio y brillante.

En nariz, los tostados afloran por su juventud en botella y las frutas aparecen sutiles destacando el membrillo y la flor de alysum por sus recuerdos a la miel. En movimiento, los tímidos pasan a exultantes.

En la boca se confirma el paso por la acacia con mezcla de tabaco, plátano maduro y piel de lima verde. Es un vino muy dinámico que cambia constantemente con el paso en copa.

MARIDAJE

Por su complejidad y estructura, es ideal para pescados grasos y ahumados, arroces de consistencia y carnes blancas a la brasa.

NOTA DE CATA: L’ATARONJAT

Visualmente, hace honor a su nombre y destaca sus tonos anaranjados y una delicada turbidez.

En nariz, tiene una complejidad extrema. Piel de naranja y pomelo, laurel, clavo, canela, tomatera, toques de sándalo y resina, así como recuerdos balsámicos.

En boca, incluso podría recordar a ciertos vinos de Jerez por sus matices oxidativos y tánicos. El postgusto es eterno y la complejidad, infinita.

MARIDAJE

Ensaladas con complicadas vinagretas. Escabeches. Vegetales complejos o carnes de cualquier tipo. Quesos muy curados.

Nos encontramos ante uno de esos vinos tremendamente versátiles para el maridaje.