No más vino

Cena maridaje, y como en todas las cenas maridaje, un vino por cada plato. Al quinto plato, estoy sirviendo el vino correspondiente y la señora me pone una mano sobre la copa y me dice: – No más vino, por favor. Que si bebo más vomitaré y con lo que nos ha costado esta cena…

¿No sabe lo que es?

-¿Es Usted el sumiller? Si. Digame el Señor. -Tráigame un Choet. ¿Perdón? -Un Choet Mandon ¿No sabe lo que es? Es un champam. ¿No me había dicho que era el sumiller? Si Señor. Ahora mismo le traigo una botella de Moet Chandon.  

ALTA…¿EXPRESIÓN?

Un cliente me pide un vino. Una elección excelente, para ser sincero. Por su singularidad, pienso que el cliente sabe lo que pide. Cambio de opinión al ver como coge la copa y como la agita desenfrenadamente en movimientos de vaivén en lugar de concéntricamente. Lo prueba y me dice: Nunca fallan los vinos de ALTA DEFINICIÓN

CÓMO ES UN ARROZ

Una cliente me pide que me acerque a su mesa: – Disculpe. Una pregunta. – Dígame por favor. – El arroz caldoso de bogavante, ¿es seco o húmedo?

LAS PIERNAS

– ¿Le sirvo un poco más de vino a la Señora? – No, que me afecta a las piernas. – ¿Le tiemblan? – No. Se me abren.

NO ES LO MISMO

En una cena maridaje con vinos de Francia. En un determinado momento, se explica que el siguiente vino es un Côtes du Rhône. Un cliente, me pide que me acerque a su mesa y me dice (en catalán): – A mi m’ han posat vi. On está el got de ron?