En las tendencias del consumo de vino para el 2021 y bajo el prisma de las visiones personales de diversos protagonistas del mundo del vino, además de las modas, también se ven reflejadas las circunstancias provocadas por la pandemia y las reinvenciones en el mundo del vino

Si hace algunos años, bodegueros y agricultores pedían que hubiese más personas que se acercasen al mundo rural para perpetuar la vitivinicultura, ha tenido que venir una pandemia para empujarnos a repoblar zonas deshabitadas y buscar otras maneras de vida, alejadas de las urbes, de los bullicios y del peligro al contagio. Y que conste que esto solo lo digo a modo de anécdota ya que esta es solo una de las muchas circunstancias que han cambiado el escenario del mercado del vino.

Principalmente nos encontramos ante una situación que ha provocado enormes cambios en la vida de las personas y sus hábitos. Entre esos hábitos y por no entrar en otras calamidades, el vino se ha visto salpicado y, para muchos, ha sido una hecatombe y, para otros una salvación. Y esto debe explicarse ya que nadie se alegra de lo que está pasando, pero, la necesidad agudiza el ingenio y, algunos, al reinventarse han encontrado una línea de negocio mejor que la que tenían. Otros, sin embargo, simplemente se mantienen en una tensa espera que nos lleva a la normalidad que, vieja o nueva, llegará en algún momento.

Hay diversas opiniones con respecto a las tendencias para este próximo año 2021 que tienen que ver con el vino según los actores con los que he hablado y que han querido mojarse, ya que no todos han sido aventurados en sus predicciones. Elaboradores, sumilleres y prescriptores nos cuentan sus conclusiones, pero también sus anhelos.

Meritxell Falgueras Foto: cedida

Según nos cuenta Audrey Doré, sumiller del Celler de Can Roca, “el confinamiento ha acentuado un creciente consumo de vinos de proximidad”. Y esto tiene todo el sentido del mundo ya que en la primera de esta película que estamos viviendo, las tiendas de barrio y el consumo del vino en casa provocaron un acercamiento al producto de kilómetro cero tal y como coincide, Meritxell Falgueras, sumiller, periodista y escritora, quien añade que “se buscaran vinos cona mínima intervención y máxima personalidad, elaborado con variedades autóctonas” y anuncia que “los vinos con crianza bajo el mar” serán objeto de crecimiento en el mercado.

Sin embargo, hay quien piensa que los lineales de supermercado se han cargado el mercado de proximidad. El sumiller Jordi García, responsable comercial de bodega en Terra Alta afirma que “el trabajo de proximidad es muy duro y la gente busca lo fácil”.

Zoltan Nagy Foto: cedida

Otro sumiller y exportador de vinos, el mediático Zoltan Nagy, nos vaticina algo mucho más atrevido y rompedor como es el consumo de “vinos ancestrales, vinos rosados y vino en lata por el tema del take away y el delivery”. Pero las opiniones de la sumillería son variopintas como la de Mar Galván que reivindica los “vinos más económicos, más frescos y de añada”, añadiendo que “las exportaciones han subido pese a la preocupación por los aranceles”.

Las agencias de comunicación juegan un papel muy importante en el mercado del vino. Recogiendo las opiniones desde la perspectiva de quienes publicitan varias bodegas y Denominaciones de Origen de diversos puntos de España, Soledad García de PCatS en Barcelona piensa que serán “los productos de proximidad y los sostenibles”, señalando también los “vinos fáciles, dulces y con menos graduación”. Victoria Díez de 10VComunicación, en Madrid, apuesta por los “vinos tintos frescos de variedades poco convencionales y por los vinos con una historia que contar que gusten y se disfruten sin tener que ser de 100 puntos”.

La primera de las opiniones que nos llega desde las bodegas es la de un profesional del mundo del vino que prefiere mantenerse en el anonimato pero que da una gran aportación y, os diré que la persona en cuestión tiene amplios conocimientos y experiencia en el sector como director comercial de importantes bodegas. “La tendencia serán vinos con raíces de territorio, que ofrezcan al consumidor afinidad con el vino, con las variedades, con las personas que lo elaboran y que muestren total transparencia en la trazabilidad y tengan la capacidad de expresar un origen”.

Ramón Roqueta Foto: cedida

El enólogo Ramón Roqueta me cuenta que subirá la venta de los “vinos más frescos y elegantes” como tendencia, así como los “blancos que van ganando terreno mientras que los rosados se estancarán”. Desde Montilla Moriles, Francisco Robles hace una valoración amplia que abarca varios conceptos como el de la “baja graduación, la relación calidad precio, el vino en baginbox por el tema de la sostenibilidad y los vinos ecológicos” apunta. Al hilo de esto último, los hermanos Paco y Toni de la Rosa de Torelló afirman que “los vinos que no sean ecológicos tendrán problemas en el mercado y añaden que subirán os blancos en ánfora, rosados con barrica, espumosos con paso por barrica y largas crianzas”. La misma línea referente a la sostenibilidad, pero además con “camino a la certificación” de esta, la expresa Jaume Martí de Sant Josep Wines quien, además reivindica “los clásicos y el retorno a estilos tradicionales”.

José Peñin Foto: cedida

Los prescriptores especializados de guías también tienen una opinión al respecto y por ejemplo Jordi Melendo y su Guía del Champagne opina que “el 2021 será el año de los vinos tintos ligeros, los blancos y, como no, de los espumosos”. El gurú del vino y de la guía por excelencia en España, José Peñin, me cuenta: “Aunque el covid remita, se consolidará la venta online de vinos. Las empresas online abarcarán más marcas, lo que permitirá a muchas bodegas pequeñas poder colocar su producto sin necesidad de buscar un distribuidor. En cuanto a la calidad del vino seguirá la misma tónica de los dos últimos años; una mayor preponderancia de vinos personales de terruño e incluso de zonas no acogidas a ninguna denominación de origen. Bastantes bodegas se plantearán como estrategia el dispersar su oferta en tiendas y supermercados con un mejoramiento de la logística de reparto directamente desde bodega al cliente”.

Si nos fijamos, vamos a encontrar varias corrientes en las tendencias del 2021 y estas corrientes van a estar marcadas por diversas realidades que tienen mucho que ver con las circunstancias del lugar y del momento. En cuanto a los que nos dedicamos a escribir sobre vinos pienso que debemos dedicarnos un poco más al consumidor final y no solo al sector, hacer entender que el vino es un producto vivo y que dicho consumidor es un elemento clave en la perpetuidad de la cultura del vino.

NOTA: Como todos sabeis, Vinos y Restaurantes es una revista impresa por lo que añado las imágenes del artículo en su número 221 de enero de 2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s