La historia de Terra Alta se escribe en muchas lenguas entre las que destacan la árabe, la romana y la íbera. Vestigios de culturas y tradiciones que conforman la tradición de una tierra marcada por la elaboración de vino.

Vino ILERCAVÒNIA cultura Íbera en la Tera Alta | Wine & Grapes News

En el suroeste de Cataluña encontramos una de las Denominaciones de Origen emergentes y que, tras arduo trabajo, se ha posicionado en el mercado mundial. Los vinos de Terra Alta expresan terroir y mediterraneidad en vinos elegantes que ellos mismos definen como vinos con cuerpo y alma.

Quizás Batea sea una de esas poblaciones de Terra Alta que primero fueron conocidas por su trabajo vitivinícola. Y hasta allí nos desplazamos para conocer una de las bodegas abanderadas de esta pequeña comarca: Altavins. Y decimos abanderada pues en su propio nombre la bodega ya incluye una clara alusión a la Terra Alta y sus vinos y, también porque su propietario, Joan Arrufí, es a la vez presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen, por segundo mandato consecutivo. Su trabajo encomiable para con la Denominación expresa y refleja su amor por la Terra Alta.

Mínima intervención

Altavins nace en 2001 aunque la herencia viene de antaño, pues la familia Arrufí arrastra raíces con manos curtidas, piel castigada por el trabajo al sol y olor a viña. Unas viñas que se encuentran entre 350 y 550 metros de altitud y que, junto a los vientos que las mecen, provocan la elaboración de vinos hechos con frutos sanos, cargados de tipicidad y de la complejidad que encierra la mínima intervención.

Ese minimalismo también se ve en las etiquetas de los vinos de Altavins, pues reflejan tan solo algunas letras imperfectas, tal cual los pedazos de la historia arqueológica de la Terra Alta, emplazamiento de culturas árabe, romana e íbera. Algunos de los nombres como Almodi, que significa mercado del grano en árabe, o Domus Pensi, esas casas romanas de consideración y medida lucen la cobertura de las botellas de Altavins.

Garnacha blanca para el vino Ilercavònia

Es Jordi García, el enorme sumiller encargado de la parte comercial de la bodega, quien me da a probar y me cuenta la historia, por primera vez, de nuestro vino protagonista de hoy: el Ilercavònia. Como no podía ser de otra manera, este nombre también tiene historia, que no es otra que la que encierra el nombre de la Terra Alta y otras cercanas en época íbera poblada por los ilercavones allá entre los siglos VI y I a.C. Ilercavònia es un vino elaborado con la variedad reina de la zona: la garnacha blanca.

El color del vino Ilercavònia cuando cae en la copa es limpio y brillante. Con matices dorados y tonos entre amarillo y verde. Me gusta mucho su estructura y densidad visual. En nariz, nada más ponerlo en la copa y sin apenas movimiento, expresa frutas tropicales y de hueso, amén de algún toque de hierba anisada. En la boca es una fiesta. Su untuosidad y cremosidad lo vuelven elegante en el paso. Deliciosa acidez y persistencia con final balsámico y floral. Arroces, crustáceos, pescados, aperitivos o carnes blancas. Los típicos maridajes para estas navidades.

Publicado en WINEGRAPESNEWS.COM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s