Si todos los caminos llevan a Roma, son muchas las vías utilizadas para llegar al vino. Ferias, enoturismo, catas, internet… Todos estos conceptos tienen un destino final: conocer el vino

Las circunstancias actuales originadas por la pandemia de la Covid-19 han propiciado una serie de cambios en el sector del vino, que pese a las dificultadas ha sabido adaptarse y continuar mirando hacia adelante, a saber.

Considerados por muchos fundamental y parte inherente de la cultura y la gastronomía, el vino está entre los productos indispensables en la cesta de la compra, que ahora también se ha transformado en el carrito de la compra online.

Pese a que la Covid-19 ha hecho de las suyas, alguna de las ferias más importantes del mundo del vino ya están calentando motores, como Prowein. No obstante, a partir de ahora las restricciones y medidas de seguridad estarán muy presentes en este tipo de eventos que reúne a miles de profesionales para dar a conocer vinos de todo el mundo.

El enoturismo es una actividad que combina los viajes y conocer lugares con probar y conocer vino desde su raíz. Las diversas rutas que ofrece España son reconocidas en el mundo entero y, las bodegas se están preocupando muy mucho en que las visitas sean seguras. Los espacios abiertos, la huida de las aglomeraciones y la personalización de la visita, hacen que esta opción pueda ser una alternativa preferente a otras. Además, para los recelosos, muchas de ellas, han invertido en visitas virtuales 360º que permiten descubrir virtualmente, desde cualquier dispositivo, la bodega, sus tierras y sus instalaciones. Tan solo falta que la tecnología no permita disfrutar de aromas y sensaciones a través de la pantalla.

Y al hilo de las pantallas, las catas guiadas no presenciales están siendo muy utilizadas por muchos profesionales del vino. Se envía el vino al domicilio y, desde la comodidad de tu salón, te conectas por zoom, meet o por servicios streaming de redes sociales como Facebook, Instagram o Youtube. Se van abriendo y probando los vinos bajo las directrices del conductor de la cata; es lo más parecido a asistir a una cata en “vivo” aunque echemos de menos los comentarios, las aportaciones, el contacto físico y las risas.

Todos nos hemos reinventado en esta pandemia. Que no podemos ir al restaurante, bebemos en casa. Que no podemos salir, lo compramos online. Que el turismo es peligroso, nos pasamos al enoturismo…

El vino es algo espiritual, íntimo y personal ya que utilizamos nuestros sentidos. Por eso, en la nueva era postcovid, nadie se rinde ante él y se ofrecen en la medida de las circunstancias, opciones para llegar y dar a conocer el vino.

Publicado en VINETUR.COM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s