Si preguntamos a pie de calle por un Rioja, un Jerez o un Cava, seguramente nos contestarán rápido y con varias opciones, pero si hablamos de un Fondillón las caras de desconocimiento afloran como las margaritas en primavera

Si preguntamos a pie de calle por un Rioja, un Jerez o un Cava, seguramente nos contestarán rápido y con varias opciones, pero si hablamos de un Fondillón las caras de desconocimiento afloran como las margaritas en primavera

No hace mucho el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación publicó en el Boletín Oficial del Estado el Premio Alimentos de España al Mejor Vino 2020 que este año fue concedido a dos Fondillones. ¿Y eso que es?

Pues el Fondillón es un vino de los denominados especialesgenerosos o nobles. Se elabora en Alicante bajo el amparo de la Denominación de Origen Protegida. La uva utilizada para hacerlo es la monastrell exclusivamente. Esta uva se sobremadura en cepa y, en algunos casos se pasifica, para concentrar el máximo de azucares. El alcohol es propio de la uva y no recibe añadidos de ningún tipo y el mínimo permitido es de 16º.

Fondillón, una joya que lucha por sobrevivir

Podemos encontrar semejanzas en las elaboraciones en Jerez, en Montilla Moriles, en Oporto… pero nada se parece a un Fondillón. Una de las cosas que lo hacen especial es que aparece en la historia nada menos que en el siglo XVI aunque pierde “potencia” en el transcurso del tiempo y tras la filoxera, a mediados del siglo XX prácticamente nadie se acuerda del Fondillón.

Algunos bodegueros, luchan por su mantenimiento y recuperación y se consigue reflotar, aunque no todo lo deseado y, son muy pocos los restaurantes y tiendas especializadas fuera de Alicante que apuesten por este enorme vino. Y lo cierto es que no entiendo bien porqué, ya que cuando lo conoces y lo pruebas, te das cuenta de su enorme potencial.

Ya solo el poder contar su historia es un privilegio. Su paso por barrica con un mínimo de 10 años. El tipo de toneles de varios tamaños, algunos de hasta 1200 litros. Los tipos de madera y sus aportaciones. El sistema de soleras con mezclas de añadas viejas con nuevas o mezclas de vinos de una misma añada. Las madres de cada bodega y su aportación única. Cada uno de estos elementos, lo convierten en único.

Cata del vino Fondillón: un regalo para los sentidos

Es muy interesante probar un vino de los “jóvenes”, es decir, con diez años y, a continuación, probar uno que pase de los 20 años, por ejemplo, uno con 50 años. Ya su color te dice quien es quien, pues los más jóvenes aun guardan matices de vivos de rubí mientras que los más viejos tiene un color que recuerda más a la madera de bubinga barnizada, al ámbar viejo o a la caoba.

En nariz los aromas son amplísimos con preponderancia de los frutos secos y los tostados, pero, dependiendo del vino podemos encontrar fragancias insospechadas. En boca su calidez, su elegancia y ese delicioso toque golosamente equilibrado hacen que el Fondillón sea un regalo para los sentidos que hay que conocer.

Publicado en VINETUR.COM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s