Todos hemos ido a alguna feria donde las ‘food trucks’ son las protagonistas, ahora el vino se une a este movimiento nómada con las ‘wine trucks’.

Captura

Pues sí. Ya podemos disfrutar de una copa de vino mientras degustamos la comida que ofrecen las food trucks. Las wine trucks son vehículos adaptados para ofrecer una experiencia callejera a los wine lovers que se han visto relegados a la lata de CocaCola o de cerveza. Un remolque, una furgoneta o un autobús pueden albergar este negocio del vino con ruedas que hoy está aquí y mañana, en cualquier otro lugar.

‘The Torres Wine Tour’ fueron de los primeros en apostar por la idea

Acercar el vino a la gente que no visita bodegas

Hay algunas wine trucks que son propias de una bodega, como la de Torres, que ofrece los vinos de sus bodegas a la gente que no ha tenido la oportunidad de ir a visitar ninguna de ellas. Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña. The Torres Wine Tour ya hace unos años que funciona muy bien y acerca el vino a nuevos posibles consumidores de esta bebida.

Las primeras ‘food trucks’ datan de la época del Oeste 

El tema de la comida portátil ya tiene unos años y algunos dicen que en el lejano Oeste americano ya existía, aunque probablemente sean los camiones de tacos mexicanos lo que nos vengan primero a la cabeza. Para no morir ahogado al segundo bocado, se empezaron a ofrecer bebidas frías tipo refresco. Eso sí, todo a base de latas. Incluido el vino. Pero el vino en lata, la verdad, pierde muchas de sus propiedades, además de todo el glamour.

El vino en lata pierde todo su glamour 

Sistemas para conservar el vino y servirlo adecuadamente

Las wine trucks deben ofrecer unos mínimos en lo que se refiere a la conservación y transporte del vino. Cámaras con las temperaturas adecuadas y con sistemas antivibración, racks para transportar y guardar las copas de cristal y un buen sistema de lavado para que la copa no llegue ni con olores, ni mal secada, ni con restos de trapo, ni con el pintalabios de otro cliente.

Lo mejor es contar con sistemas de refrigerado adecuados a la temperatura del vino, copas de cristal para servirlo y un buen sistema de lavavajillas

A ver si aquellos que organizan ferias de food trucks propician que estas maravillas con ruedas se vean acompañadas de una buena copa de vino. Probablemente ganaríamos adeptos al salir a comer a la calle y, además, nos daríamos cuenta de que la comida rápida no solo se acompaña con una lata de Sprite, sino que marida a las mil maravillas con una buena copa de vino.

Publicado en THELUXONOMIST.ES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s