Son diversos los motivos que están haciendo cambiar los hábitos en el consumo del vino tanto en nuestros domicilios como en los restaurantes

comprar_vino2

Si nos ponemos a mirar el consumo del vino, de unos años a esta parte, la venta de vino en los restaurantes a disminuido considerablemente.

La razón principal es sin duda los controles de alcoholemia y los niveles permitidos. Si somos lo suficientemente honestos con nosotros, no tiene nada que ver con la concienciación y el consumo responsable ni nada de eso. Tiene que ver con las multas (que el pago de dinero siempre molesta). Tiene que ver con la retirada de puntos y de carnet (que el permiso para conducir hace mucha falta), y por último tiene que ver que lo que antes (conducir con cierta tasa de alcohol en sangre) era una mera falta ahora es un delito grave. Lo de la concienciación…

Aquí ya nos encontramos con el primero de los cambios y su motivo. Otro de los motivos es el precio de ciertos vinos que, a pesar de haber salido (o no) de una enorme crisis económica, los precios no solo no han disminuido, sino que han aumentado convirtiéndolos en un producto de lujo en algunos casos. Si a esto añadimos el margen del distribuidor, muchas veces desproporcionado, y del restaurador que se le va la pinza, el consumo de vino decente se hace casi imposible.

El cambio climático, la sostenibilidad, la recuperación de ciertas tradiciones en elaboración o de ciertas variedades rescatadas de la memoria del abuelo, también nos han hecho cambiar y buscamos diferencias para no tener que beber más de lo mismo independientemente de la procedencia de una u otra región vitivinícola. El respeto por la tierra. El respeto por los animales. El respeto por el planeta y el poco respeto hacia el agricultor.

El aumento de la población vegetariana o vegana también ha sido un motor de cambio al buscar ciertas tendencias “sin” y que están dirigidas a públicos cambiantes.

En algunos países, los aranceles o los problemas políticos entre naciones se ven reflejados en el precio de muchos productos, entre ellos, el vino.

Y, por último, las líneas de elaboración, es decir, las tendencias hacen que ciertos consumidores a los que les gusta probar cosas diferentes “se aburran” de beber siempre “lo mismo” y busquen esos vinos diferentes, singulares y sin comparativa.

¿Nos dejamos motivos por los cuales cambian los hábitos de consumo? Pues claro. Y dime… ¿Cuál es tu motivo?

Publicado en VINETUR.COM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s