Vuelves del trabajo y llegas a casa. Un aroma inconfundible inunda el pasillo y adivinas inmediatamente el plato que te espera en la mesa. Un completo guiso de dos platos que te llena de calorías para continuar con la jornada. Te presento, el cocido.

Cocido-700x494

Entrar a buscar el origen en la historia del cocido, es motivo de controversia y polémica, ya que todos quieren atribuirse la “estrella” de ésta receta presente en toda España, pero también en otros países.

Si bien es cierto, el cocido madrileño ha sido quizás uno de los más populares y hoy por hoy en algún restaurante de ciertas zonas de Madrid, no resulta nada barato y hay algunos locales que son objeto de culto por su buen hacer en ésta especialidad culinaria.

Una gran olla con agua es la base de éste plato al que se le añade varios tipos de carne, embutidos, verduras y legumbres. En algunos lugares todo a la vez, en otros, por tiempos de cocción. En cada uno de estos lugares se le añade el gentilicio geográfico y la receta varía en función de los productos y de la tradición de sus gentes.

 

De Lalín, lebaniego, maragato, montañés, andaluz, escudella, olla poderida, pote, rasol y así podríamos seguir con nombres para el cocido en España. En Latinoamérica, el sancocho (igual que en Canarias) está presente en varios países.

Sin duda, el cocido es un plato muy popular y que ha llenado, llena y llenará las mesas de muchos de nosotros estemos donde estemos. Y como dice el refrán, a la buena mesa, buen vino.

El vino tinto ha acompañado al cocido por ese equilibrio donde el plato y el vino se respetan mutuamente, y donde el vigor del tinto acompaña la carne y los embutidos. ¿Pero y la sopa?

CruzVieja_Amontillado

Pues mi recomendación llega desde Jerez. Concretamente desde las Bodegas Faustino González, el amontillado en rama Cruz Vieja. Un palomino fino con 6 años de crianza biológica bajo velo de flor y otros 6 años de crianza oxidativa en solera de amontillado de 1926.

Si tengo que describirlo en una sola palabra, diría elegante. Ese toque punzante y salino nos encaja a la perfección con la primera parte del cocido, la sopa (y si no, los que ya tienen una edad, que recuerden el consomé al Jerez presente en muchas cartas de muchos restaurantes).

La parte del chorizo, la morcilla, las carnes, las legumbres, las verduras… todas por separado o en su conjunto son excelentes compañeros de viaje de éste amontillado sin filtrar y con carácter.

Ahora, reúne a toda la familia ante un cocido bien completo, abre una botella de Cruz Vieja y prepararos para disfrutar del placer de un buen vino, con uno de los platos más típicos y populares de nuestra gastronomía, el cocido.

Publicado en UNBUENVINO.COM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s