No atentemos contra el vino, por favor

“Cuando llego el hombre y puso fronteras y puso banderas, las viñas ya estaban plantadas”

El consumo del vino en España está creciendo. Por un lado enólogos, sumilleres, periodistas y prescriptores en general están intentando promover la cultura del vino y por otro lado, los consumidores se están animando a probar más cosas. Y por último, hay personas que aunque estén dentro de cualquiera de los anteriores grupos, se dedican a crear diversas ‘vinofobias’. ¿Principios o demagogia?

copa de vino tinto

Lamentablemente, todos hemos oído esas lapidarias frases con respecto al mundo del vino: “El mejor blanco es un tinto”, “¿De dónde has dicho que es este vino? ¡Pero si allí no tienen ni idea de hacer vino!” o “Los tintos de (x) nunca fallan” Prefiero no extenderme al respecto, pues algunas me parecen insultantes y carentes de criterio, a lo que añado: “La ignorancia es muy atrevida”. Y es que confundimos la opinión, propia o de otros, con criterio. Por ello, una de las principales fobias al vino es la D.O. Fobia. Y esto tiene dos lecturas o interpretaciones. Los ‘anti’ ciertas Denominaciones de Origen y los ‘pro’ Denominaciones de Origen.

El ejemplo más claro es la ‘riberitis’ o la ‘riojitis’. Qué pena que hayamos tenido que inventar esos ‘palabros’ a modo de pandemia. Sobre todo si tenemos en cuenta que, probablemente, ambas denominaciones de origen hayan sido de las primeras en posicionar y dar a conocer el vino español en el mundo. Esto ha provocado que en muchas cartas ya no haya vinos de estas procedencias. Y a la inversa, si vas a un local (depende de cual) a tomar una copa de vino, te ofrecen un tinto de Rioja, un rosado de Navarra y un blanquito bien fresquito de Rueda (pero no te dicen ni el nombre, ni la variedad, ni la bodega, ni si es crianza… nada). Ni siquiera importa si lo ponen en un vaso hasta arriba en lugar de una copa.

negación mano

Otro flagrante atentado contra el vino es su vinculación política y el ejemplo más claro lo tenemos con el cava elaborado en Cataluña. “No compremos cava porque son unos separatistas y promocionan el independentismo catalán y la destrucción de España” ¿Todos piensan lo mismo? Qué aseveración tan errónea. Existe quien vende o compra solo vino de su región y no de otra. Existe quien vende o compra vino de cualquier región menos de la suya. Existe quien no compra o vende vino de una determinada región solo por política. Existe quien solo compra o vende vino de una determinada región solo por política.

¿Nos hemos vuelto locos o qué? Quizás es que somos un país de extremos. De nuevo… ¿principios o demagogia? Mis queridos lectores, en mi modesta opinión, ni una cosa ni la otra. El vino es un bien universal y no debería tener bandera ni utilizarse como arma política o como instrumento demonizador de lo que para algunos parece representar. Y digo parece pues no siempre las interpretaciones son las correctas, o sí.

Consumir vino de una determinada región no es sinónimo ni de calidad ni viceversa. Si bien es cierto que los Consejos Reguladores de las diferentes Denominaciones de Origen marcan unos estándares de calidad y esto es una búsqueda de garantía de satisfacción, no todos los elaboradores los cumplen y a veces, sale lo que sale. En una gran D.O. o en una pequeña. Dentro de una D.O. o fuera de ellas. Hay joyas dentro de D.O. y fuera de D.O. Y vinos no tan agraciados, fuera y dentro.

Y si volvemos al principio del artículo, volvamos a hacernos la misma pregunta ¿Está creciendo el consumo del vino en España? Pues a pesar de esta absurda guerra interna, sí. Claro que, entre los primeros 35 países consumidores de vino, estamos en la posición número 33, y siendo uno de los países más importantes y mayores del planeta en la producción del mismo, parece casi increíble que por ejemplo en Suiza se consuma el doble de vino que aquí.

cata de vinos

Y si somos honestos con nosotros mismos, hagamos un ejercicio de humildad y un juego. Haz una cata a ciegas donde no se vea ni la etiqueta, ni la procedencia, ni la variedad. Sé sincero contigo mismo y elige el que más te guste, venga de donde venga y lo haga quien lo haga. Ese, el que has elegido, es uno de tus vinos. Si después de ello y al ver la etiqueta, cambias de opinión, a lo mejor te estas traicionando a ti mismo. O no. Hasta ahí, mi opinión en defensa del vino, pero como dice mi amigo Ernesto Gallud en su libro ‘Sin Mala Uva’, “Ni todo lo que se bebe es magnífico, ni todo lo que se escribe es ley”.

Publicado en THELUXONOMIST.ES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s