BAJO UN CIELO DE ESTRELLAS

No hace mucho, en uno de los últimos artículos de esta sección de maridajes, hablábamos de la cocina tranquila y de la grandeza gastronómica y vitivinícola de Cataluña. Tanto es así, que tal y como anunciamos hablaremos en éste artículo de la alta gastronomía.
Y hablar de alta gastronomía es casi como hablar la de la guía gastronómica por excelencia en todo el mundo. Estamos hablando de la Guía Michelin, que inicialmente hablaba de ruedas, estaciones de servicio y donde parar a comer en la carretera, para convertirse hoy en día en referencia gastronómica mundial.
Como todos sabemos, el galardón máximo de esta guía son las deseadas estrellas en categorías de una, dos y tres. En todo el estado español el total de restaurantes con estrellas (como mínimo, una) son 169 dentro de los 350.000 locales de hostelería y restauración.
En Cataluña, tenemos 50 locales galardonados por la guía roja tal y como muestra el siguiente cuadro estadístico.

estrellas

Dentro de este elevadísimo número de restaurantes contamos con dos restaurantes con tres estrellas (de los 8 que han), el Sant Pau de Carme Ruscalleda y el Celler de Can Roca con los tres hermanos Roca al frente. Éste último también mejor restaurante del mundo.
Con dos estrellas nos iluminan 6 restaurantes de los 18 que existen y por último con una estrella un total de 42 de los 143. Podemos estar más que orgullosos del reconocimiento mundial de nuestra gastronomía. Yo lo estoy ya que tengo el privilegio y el placer de trabajar en uno de estos restaurantes.
La calidad de nuestros productos junto con el trabajo y la creatividad de nuestros cocineros nos han metido al frente de la cocina mundial.
Esta no es una tarea fácil. Implica muchos sacrificios, muchas horas de estudio y dedicación, conocer técnicas culinarias, encuentra materias de calidad, aplicar la creatividad y también darle forma visual para que el espectáculo gastronómico sea completo.
Es precisamente toda esta complejidad la que el consumidor final se encuentra en el plato cuando visita uno de aquet restaurantes. Combinaciones de sabor explosivos con texturas imposibles hacen de la alta gastronomía un placer para los sentidos.
En medio de toda esta vorágine, nos encontramos con la figura del sumiller, que tiene la función de armonizar los platos con las bebidas más adecuadas. Muchas veces hacemos los maridajes con diferentes vinos (uno por cada comida) y otras veces, recurrimos los vinos denominados gastronómicos.
Los vinos gastronómicos son todos aquellos que nos permiten disfrutar de un amplio abanico de comidas con un único vino por su estructura y complejidad. Afortunadamente, en Cataluña tenemos infinidad de estos vinos denominados gastronómicos, sin embargo, por tener en cuenta la última de las DO de las que me hablado con esta sección, nos quedamos con la DO que aglutina no sólo un territorio sino toda nuestra geografía. La D.O. Cataluña cuenta con mas 200 bodegas y tiene su sede en Reus.
Pero no nos quedamos en Reus y nos vamos en Girona, en el Baix Empordà. En la Bodega Mas Gil, más conocido como Clos d’Agon nos encontramos con un eclíptico equipo formado por Peter Sisseck y Miguel Coronado, entre otros.
Entre otros vinos he elegido el coupage de Marsanne, Rousanne y Viognier que conlleva el Clos d’Agon Blanco.

clos

La añada de 2008 concretamente, nos puede acompañar perfectamente un menú degustación en estos restaurantes estrellados. Con los toques de fruta fresca y una acidez que culmina en una fina amargura será un buen compañero de mesa por su complejidad y versatilidad.

Publicado en VADEVI.CAT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s