LOS FRUTOS DEL MAR Y LA GARNACHA BLANCA

La riqueza gastronómica en Cataluña no sólo proviene de la tierra con su fantástica huerta o de su ganado, sino que el mar Mediterráneo nos proporciona productos muy apreciados y exclusivos dentro y fuera de nuestras fronteras, convirtiéndose muchas veces en referente internacional.
Tanto la nueva cocina de autor como la tradicional se basan en estos productos: los frutos del mar. Maravillosos peces de nuestras lonjas, crustáceos y mariscos en general hacen las delicias de todos aquellos que sucumben a la excelencia de las costas, bien sea en periodo estival o el resto del año.
La gran variedad extraída por las flotas pesqueras de nuestras lonjas, han y estado y son sin duda, motivo de peregrinación para los amantes de la gastronomía. Atún rojo, rodaballo, lubina, langostinos, gambas, cigalas, ostras, mejillones, anchoas, alpargatas y así un sinfín de productos del mar son protagonistas en la cocina y en nuestros platos.
Los vinos blancos son los compañeros inseparables de todos ellos. Blancos jóvenes, frescos, florales y afrutados. Blancos con crianza, con estructura y personalidad. En definitiva, vinos blancos. Todas estas características aquí nombradas ya voz de pronto, se encuentran presentes en los vinos elaborados con garnacha blanca.
La garnacha blanca, hasta hace poco relevada a un segundo plano como variedad para rectificar ciertos vinos, se ha convertido en los últimos años en bastión de muchas bodegas que elaboran varietales de esta cepa con excelentes resultados y que han debido ser reconocidos (a veces a regañadientes) por muchos “gurús” del vino y sus guías.
Antítesis de los vinos con carácter atlántico la garnacha blanca es icono en los vinos blancos con carácter Mediterráneo. Las extraordinarias características propias de la garnacha blanca como la acidez que le confiere esta compensación con el alcohol, el equilibrio en los matices oxidativos tan complejos a la hora de su elaboración y su madurez tardía a pesar del calor, hacen de ella una variedad que no deja impasible a quien la disfruta.
En la DO Terra Alta han sabido entender la garnacha blanca como nadie y hoy por hoy, se elaboran vinos varietales de altísima calidad que ofrecen la frescura de su fruto y la tipicidad Mediterráneo. Vinos con cuerpo y alma de garnacha blanca.
Y como vino Mediterráneo, la garnacha blanca será un excelente acompañamiento para nuestros pescados y mariscos, también Mediterráneos. Hoy descorchamos una botella de Gamberro Garnacha Blanca 2011 de Pagos de Hibera en la DO Terra Alta.

gamberro
Elaborado con el fruto de cepas de más de 90 años, encontramos el equilibrio entre su fermentación y crianza en madera de roble francés y la fruta viva con la que acompañar las delicias de nuestra costa y el Delta del Ebro.

Publicado en VADEVI.CAT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s